Etiquetas

1. “Es terrible que la belleza o la risa no activen una crítica social. Que se prefiera la ira que conduce al desestimiento de la inteligencia. Me parece legítimo que alguien se encolerice ante las cosas terribles que están sucediendo, pero si quemas un contenedor estás combatiendo la injusticia con otra injusticia. No estás iluminando el pensamiento de los demás. Es cambio, el cultivo de la poesía eleva la calidad de las personas, contribuye a que sean más complejas y tengan una visión más sutil de la realidad.”

Fernando Aramburu.

2. “Nuestra incredulidad ante los grandes relatos que proponían una comprensión totalizadora del mundo nos ha conducido a una odiosa superficialidad. Se han multiplicado las tendencias culturales huecas, se ha abundado en un terco escepticismo, se ha prohijado una práctica descafeinada de la escritura. Como el mundo se ha vuelto ininteligible, nuestra ignorancia ya no es un fardo, sino que podemos asumirla sin rubor. Y no solo asumirla, sino escribir desde ella.”

Ricardo Menéndez Salmón.

3. “Hoy notas cuándo una persona se informa por medios de comunicación contrastados, por blogs o por humoristas. En un país donde los programas de información se han sustituido por los humorísticos, se confunde la maledicencia con el pensamiento crítico. La gente radical hoy es la que cuenta cotilleos, no la que piensa críticamente.”

Fernando Savater.

Tres notas que había tomado en unas lecturas. No se critica la actitud, que es buena. La crítica y la duda son mejores que la pasividad. Lo malo es que no son medios adecuados para conseguir nada. Y es que los tres textos tienen en común situaciones de crítica a hechos o poderes asentados. Los poderes asentados no dan argumentos, se limitan a señalarse. Así, para eliminarlos no basta señalar, ni señalar con fuego. Basta señalar con argumentos.

Anuncios