Etiquetas

1. “El individuo, en tanto elemento de la sociedad, no posee ninguna personalidad íntima, ni ninguna esfera íntima de su ser. Ingresa en la sociedad únicamente como persona social. Puesto que el hombre se vive a sí mismo como “uno”, vive a los demás “por analogía” con esta experencia fundamental. El conocimiento del otro se basa en el razonamiento por analogía. Por tanto, si bien existe este conocimiento del otro como “otro” (y no aquel conocimiento dirigido exclusivamente al “todo), se trata aquí de un conocimiento mediato, medido en virtud de la propia experiencia personal de los actos dirigidos hacia uno mismo.”

Marta Albert. Derecho y valor. Una filosofía jurídica fenomenológica. Servicio de publicaciones de la universidad de Córdoba. 2004. Córdoba. Página 128.

2. “Todo antagonismo u oposición religiosa, moral, económica, étnica o de cualquier clase se transforma en oposición política en cuanto gana la fuerza suficiente como para agrupar de un modo efectivo a los hombres en amigos y enemigos. Lo político no estriba en la lucha misma. Lo político está en una conducta determinada por esta posibilidad real, en la clara comprensión de la propia situación y de su manera de estar determinada por ello, así como en el contenido de distinguir correctamente entre amigos y enemigos.”

Carl Schmmit. El concepto de lo político. Alianza Editorial. 1991. Madrid. Página 67.

3. “Quienes comienzan por eliminar por la fuerza la discrepancia terminan pronto por eliminar a los discrepantes. La unificación obligatoria del pensamiento y de la opinión sólo obtiene unanimidad en los cementerios”.

Juez Robert H. Jackson. Sentencia Virginia vs. Barnette. Suprema Corte de los Estados Unidos. 1943.

Anuncios